Servicios especiales

del laboratorio de andrologia​

El examen de los espermatozoides del hombre representa un importante factor de riesgo.
El analisisa del semnen es un paso crucial para la individualización del tratamiento. Por lo tanto, una evaluación y procesado del semen basada en la experiencia es imprescindible para el exito del tratamiento. Otro técnica a destacar del laboratorio andrológico es la congelación de esperma o tejido testicular y almacenamiento en nitrógeno líquido (criopreservación de esperma o tejido testicular).

Equipo asistencial

En nuestro laboratorio determinamos en la mayor brevedad posible toda una gama de exámenes andrológicos. Gracias a nuestros expertos y equipos de ultima generación, tenemos la mayoría de los resultados en el mismo día. El procesamiento y la evaluación de los resultados son llevados a cabo rápidamente por nuestro equipo especialista en la clínica. Le detallaremos el mejor tratamiento a seguir y gracias a nuestra cooperación con expertos urológos y medicos especialistas podremos responder a todas sus preguntas. Una rapida actuacion y uns cuidado óptimo antes, durante y despues de cada tratamiento son imprescindibles para obtener los mejores resultados. Para nosotros es prioridad absoluta mantener la confidencialidad y privacidad durante su tratamiento.

El espermiograma diagnóstico​

El primer paso para evaluar la fertilidad masculina es un examen del semen, también llamado eyaculación. La evaluación se realiza después de 2-5 días de abstinencia, por masturbación, en una sala reservada del centro de fertilidad. Debido a las fluctuaciones biológicas, es aconsejable realizar al menos dos exámenes de esperma cada 8-12 semanas. El análisis se realiza de acuerdo con las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en las que se evalúa de forma estandarizada la concentración (número) de espermatozoides en el eyaculado, su movilidad (motilidad) y apariencia (morfología) entre otras características. Después de que el eyaculado ha sido procesado por centrifugación, se lleva a cabo un nuevo análisis con el fin de darle una recomendación terapéutica adecuada.

El espermiograma terapéutico​

El espermiograma terapéutico también analiza la concentración, la movilidad y la morfología. Sin embargo, se presta especial atención a la preparación de la muestra con el fin de obtener los mejores resultados para la terapia que se lleva a cabo en este día.

Examen de la vitalidad​

Si la motilidad de los espermatozoides de una muestra de semen se reduce, o si ninguno de los espermatozoides se mueve, es posible averiguar si los espermatozoides están vivos mediante tinción con una solución de eosina. Porque un esperma inmóvil no significa que esten muertos! Por lo tanto, se puede utilizar para el tratamiento de la fertilidad. Si el porcentaje de espermatozoides realmente muertos (con tinción) de una muestra recién recogida (con un período de abstinencia de 2 a 5 días) es superior al de los espermatozoides vivos, se recomienda realizar un examen urológico para descartar una inflamación o enfermedad del epidídimo

MAR-Test (reacción mixta a la antiglobulina)​

Los espermatozoides son «cuerpos extraños» para el sistema inmunológico masculino. Por lo tanto, se forman de forma separada de todas las demás (especialmente la sangre) y se transportan a través del cuerpo. Si esta separación se invierte debido a una lesión, infección u otro trauma, se produce una reacción de anticuerpos, que puede «aglutinar» el esperma o incluso dañar el ADN de los espermatozoides de varias formas. Estos anticuerpos antiespermaticos pueden ser detectados y, si los resultados son positivos, adecuarse asi la terapia.

Examen microbiológico del eyaculado: cultivo de la eyaculación

Para excluir una posible infección por hongos o bacterias (también Chlamydia), que puede ocurrir tanto con síntomas como sin síntomas, el eyaculado puede ser examinado microbiológicamente. Si los resultados son positivos, se recomienda la terapia antibiótica.

Pruebas de laboratorio del eyaculado

Durante su formación los espermatozoides están inmóviles. Sólo durante su paso
a través del epidídimo y los conductos deferentes, más allá de la glándula prostática, donde se produce la adición de varias secreciones (que forman el líquido seminal), y de diversas sustancias (micronutrientes, oligoelementos, etc.), los espermatozoides adquieran la capacidad de moverse.
Cuando hay una menor concentración o ausencia de estas sustancias, debido a un fallo o daño del órgano, puede verse afectado el funcionamiento del mismo y necesita ser tratado.

DFI (Índice de Fragmentación de ADN)​

Los espermatozoides también son «frágiles». La tarea principal de un espermatozoide es transportar el ADN, con la información genética localizada en la cabeza del espermatozoide, hacia el óvulo. Para este propósito,es importante el aporte de nutriente y encimas en el plasma seminal en el tracto reproductor masculino. Sin embargo, no está claro si el ADN de los espermatozoides durante el proceso llega intacto. Debido a varias causas, el ADN puede estar «roto», es decir, está presente en fragmentos o puede «romperse» en su camino hacia el óvulo. Esto reduce la probabilidad de quedarse embarazada o aumentar el riesgo de aborto espontáneo. Al determinar la tasa de fragmentación de los espermatozoides en relación con el espermiograma, se pueden excluir desde el principio ciertos tratamientos, por ejemplo, en el caso de un número elevado grado de fragmentación de los espermatozoides el trayecto de camino al óvulo debe ser «acortado». Las investigaciones han demostrado que los hombres pueden reducir su índice de fragmentación de esperma manteniendo un estilo de vida saludable con suficiente ejercicio y una dieta equilibrada.

PICSI® – Inyección fisiológica intracitoplasmática de espermatozoides​

Los hombres con un recuento bajo de espermatozoides a menudo tienen espermatozoides con ADN intacto, por lo que el tratamiento ICSI suele ser suficiente. Los espermatozoides con deterioro del desarrollo y daño al ADN pueden tener un aspecto normal y saludable. Sin embargo, si se le selecciona para la fecundación, pueden dar lugar a una mala calidad embrionaria, a la pérdida del embarazo, a una baja tasa de fecundación o a la ausencia de fecundación. En PICSI, la selección de espermatozoides para la inyección en el óvulo no se basa principalmente en la apariencia (morfología), sino en su madurez bioquímica.

Los espermatozoides completamente maduros tienen sensores (receptores) en sus cabezas para el ácido hialurónico, que es un componente esencial de la cáscara del huevo (zona pelúcida). PICSI se lleva a cabo utilizando placas especiales recubiertas de gel de hialuron, a las que se unen los espermatozoides maduros, mientras que los espermatozoides inmaduros continúan nadando. En un segundo paso, se evalúan los espermatozoides ligados según su morfología y se seleccionan los mejores para inyectarlos en el óvulo. Los estudios demuestran que estos espermatozoides tienden a no tener daños en el ADN y, por lo tanto, pueden dar lugar a una mayor tasa de fecundación y de embarazo.

Criopreservación de espermatozoides

del eyaculado

La técnica de criopreservación de espermatozoides ha sido un procedimiento establecido durante muchos años. Los espermatozoides se congelan y se almacenan en nitrógeno líquido a -196 grados Celsius. Bajo estas condiciones de almacenamiento, los espermatozoides tienen una vida útil casi ilimitada. Es posible crear un depósito de espermatozoides mediante la donación de varios donantes de espermatozoides en caso de dificultades en el parto, o de concentraciones muy bajas de espermatozoides, o antes de una quimioterapia o radioterapia potencialmente dañina para las células germinales. En el caso de que no se produzcan más espermatozoides una vez finalizada la terapia, se puede utilizar este depósito y con la ayuda de medidas de inseminación artificial, se pueden realizar terapias para tener hijos.

Especialmente con el cáncer de testículo, pero también con leucemias y linfomas, la infertilidad se encuentra a menudo en el eyaculado incluso antes del tratamiento. También en estos casos es útil la creación de un depósito de espermatozoides, ya que, por regla general, todavía hay suficientes espermatozoides para la inseminación artificial. Además de la quimioterapia y la radioterapia, la fertilidad también puede verse afectada por la cirugía. Durante la extirpación de los ganglios linfáticos en la zona de la pelvis pequeña, por ejemplo, durante las operaciones de tumores testiculares, pueden producirse daños en los nervios que controlan la eyaculación en casos raros, incluso con técnicas quirúrgicas suaves. Las operaciones en la próstata o en la vejiga urinaria también pueden afectar la capacidad de eyacular. En este caso, el tejido testicular puede ser extraído quirúrgicamente y almacenado congelado en nitrógeno líquido para realizar una inseminación artificial con espermatozoides aislados si el paciente desea tener hijos posteriormente.

Azoospermia (MESA/TESE) – Congelación de esperma del tejido testicular (TESE)

TESE (extracción testicular de espermatozoides) es un método de tratamiento bien establecido para hombres que no tienen espermatozoides en el eyaculado, o para quienes la eyaculación no es posible. TESE es la extracción de espermatozoides del tejido testicular. En un procedimiento ambulatorio, se toman quirúrgicamente varias muestras pequeñas de tejido de los testículos bajo anestesia y luego se congelan y almacenan en nitrógeno líquido. En el transcurso del tratamiento de fertilidad, se pueden obtener espermatozoides de estas muestras después de haber sido descongeladas. Este método se ha utilizado durante muchos años, pero la probabilidad de éxito depende de si hay suficientes espermatozoides fértiles en el tejido testicular en el momento de la congelación. Esto se analiza inmediatamente después de la extracción del tejido. A partir de estos espermatozoides se puede realizar posteriormente una inseminación artificial.