Terapia​

Nuestras opciones terapéuticas incluyen la optimización del ciclo, el tratamiento hormonal, la inseminación, los preparativos para inseminaciones con espermatozoides, el tratamiento de FIV («fecundación in vitro»), ICSI (inyección intracitoplásmica de espermatozoides), TESE (extracción de espermatozoides testiculares) y la conservación de los cromosomas, así como la eclosión asistida por láser.

Optimización de ciclos

A menudo, la observación de un ciclo ya ayuda a determinar el período óptimo para la relación sexual con el fin de lograr el embarazo deseado.

El clomifeno, a menudo se administra para apoyar la maduración del óvulo. Son pastillas que se toman en la primera mitad del ciclo. La formación de hormonas en la segunda mitad del ciclo y el curso completo del ciclo son apoyados por la HCG, que puede desencadenar la ovulación.

La función del cuerpo lúteo se apoya adicionalmente en la administración de hormonas (gestágenos).

Tratamiento hormonal​

El tratamiento hormonal puede ser necesario para lograr una maduración folicular óptima (vesícula folicular en la que madura un óvulo). Los medicamentos en forma de tabletas o jeringas son ideales para este propósito. Podemos determinar el éxito de la estimulación hormonal en la base del ultrasonido y los análisis de sangre. Aclararemos la forma correcta de tratamiento para usted en una conversación personal.

Inseminación (IUI)​

Un tratamiento de inseminación es útil para los espermiogramas cercanos a los parámetros de normalidad. Para ello, el eyaculado recogido y especialmente preparado se introduce directamente en la cavidad uterina mediante un catéter delgado. Con el fin de encontrar el momento óptimo para ello, la inseminación suele combinarse con un tratamiento de estimulación y medicación para desencadenar la ovulación.

Puede encontrar más información sobre la IUI en este vídeo.​

Tratamiento de FIV («fecundación in vitro»)​

En este método, el óvulo se fertiliza fuera del cuerpo (in vitro). Para aumentar las posibilidades de éxito de este método, los ovarios son estimulados por inyecciones de hormonas, que puede administrar usted misma, para formar varios óvulos.

El crecimiento de los folículos se puede controlar mediante ecografía y análisis de sangre. Los ovocitos se recuperan después de la ovulación en la consulta con un anestésico de corta duración​

Los ovocitos obtenidos se inseminan con los espermatozoides masculinos en un medio de cultivo especializado. Los espermatozoides pueden fecundar los óvulos sin más ayuda. Los embriones resultantes se transfieren a la cavidad uterina pocos días después de la punción.​

Puede encontrar más información sobre la FIV en este video.

ICSI (Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides)

El ICSI es un método especial de FIV. Por lo tanto, todos los pasos hasta la extracción de óvulos son idénticos. El método ICSI se utiliza en casos de mala calidad espermática en hombres o cuando no se ha producido ninguna fecundación durante el tratamiento de FIV.

En este método, se inyecta un solo espermatozoide directamente en el óvulo mediante una aguja de inyección. Así, el proceso de fertilización natural es imitado por la inyección.

El ICSI no es más que un paso de trabajo adicional en el laboratorio. El tratamiento posterior es el mismo que el de la FIV.​

Puede encontrar más información sobre ICSI en este video.

TESE (Extracción de espermatozoides testiculares)

Si no hay espermatozoides en el eyaculado, es posible extraer espermatozoides del tejido testicular. Para ello, se toma una pequeña muestra de tejido del testículo en un breve procedimiento quirúrgico en una consulta o clínica urológica. Los espermatozoides encontrados en la muestra, se pueden utilizar para el tratamiento ICSI. Las muestras de esperma o de tejido testicular también se pueden congelar para ciclos de tratamiento posteriores.